Sobre nosotros

El resultado final es una cerveza muy singular que sorprende por su sabor y aroma. Nuestra cerveza es muy rica, fuertemente maltosa, con un aroma muy afrutado y acaramelado con solo el justo amargor para equilibrarla. El color es un rojizo, de aqui viene el nombre de "La Vermella". La disfrutamos mucho y a menudo. Esperamos que también les guste y la disfruten con nosotros.

Recibimos nuestra malta directamente de la fábrica y nuestros lúpulos recién salidos de agricultor. Elaboramos cerveza en un sistema que produce 600l de La Vermella a la vez. Es realmente un sistema de elaboración de cerveza artesanal, sin computadoras ni sensores. Usamos nuestro criterio y un termómetro de laboratorio portátil. Para mezclar usamos una paleta. Es un proceso muy laborioso, transcurren tres días desde el inicio hasta el final del mosto, luego de 2 a 3 semanas de fermentación primaria y al menos un mes de acondicionamiento en botella.

Empleamos un año en encontrar esta cerveza, y dos más para perfeccionar la receta y aprender a prepararla de forma que mantuviera siempre la misma calidad y sabor.

La Vermella nació en nuestra cocina a partir de viejos lúpulos salvajes de las orillas del Riu Gaia y nuestra propia malta secada bajo el cálido sol de verano. Nuestro primer lote de cerveza fue de solo 2 litros y no muy bueno.  Esto nos indicó que debíamos mejorar nuestra formación y empezamos a estudiar y leer toda la bibliografía que pudimos conseguir.

Rápidamente observamos que no podíamos seguir preparando cerveza en la cocina si queríamos comer. Así que construimos un proyecto de cerveza a partir de viejos barriles de cerveza y muchas tuberías de cobre. Con el conocimiento adquirido y la experiencia de nuestros fracasos anteriores, empezamos a preparar lotes de 20-30 litros cada una o dos semanas consiguiendo algunas buenas cervezas, otras no tanto y una que resultó ser increíble!.

Mientras tanto, diseñamos nuestra marca y logotipo, seleccionamos el tipo de botella, tapa y etiqueta.

REDHOP de SALOMÓ